© 2019 by RAÚL MIYAR. All rights reserved

Estos sonajeros fueron inspirados por la campana y las vainas del flamboyán. Los sonajeros están compuestos de bronce (brass) forjado que envuelve dos semillas que vienen de la pareja de flamboyanes abrazados en frente del aula 5 de Bellas Artes. Los componentes de estos talismanes están cargados con varias capas de simbolismo.

 

El bronce es un metal que posee un grado alto de resonancia y es primeramente considerado como una voz, la voz de un cañón o una campana… ambas siendo poderosas. El bronce era un metal sagrado que era usado para hacer instrumentos de adoración desde la antigüedad hasta el Budismo y el Cristianismo. Este fuerte metal era el símbolo de la incorruptibilidad e inmortalidad tanto como la justicia inquebrantable.

 

La campana ha sido considerada como el eco de una vibración primordial, el símbolo de voces celestiales, la música de la realeza y un estándar de la armonía universal. La campana representa la comunicación entre el cielo y la tierra y es símbolo de la sabiduría en vez de la ley. La campana es considerada la voz divina protectora que invoca la celebración y despierta el alma.

 

La semilla representa potencial y posibilidades y el árbol en sí representa la conexión entre el cielo y la tierra y simboliza la vida en desarrollo constante, siempre elevándose hacia el cielo. El flamboyán, oriundo del oriente, es llamado en algunos países ‘la cola del fénix’ por el espectáculo de color que produce cuando florece después de haber estado seco y pelado de hojas, como el fénix que nace de sus propias cenizas. El fénix mitológico es el símbolo del renacimiento, inmortalidad y renovación. 

 

El par de ranuras en cada lado del talismán representan el numero 11 por este año de graduación. En la numerología el 11 es considerado un numero maestro y su frecuencia vibratoria logra equilibrar cualquier desorden, restaurando el orden universal en la persona. El 11 posee las cualidades de intuición, paciencia, honestidad, sensibilidad, idealismo y espiritualidad. Aunque se puede condensar a la vibración del numero 2 (1+1), el 11 es un numero fuera de serie entre los demás números por su propia vibración tan elevada. El 11 es el numero del pacificador y representa la luz dentro de todos.

 

El numero 2, representado por las semillas de la pareja de flamboyanes abrazados, nos conecta al inconsciente, la intuición y los sueños. El 2 es el poder de nuestros principios maternos y femeninos. Es la emoción y la sensibilidad igual que la dualidad entre lo masculino y lo femenino y el equilibrio entre ambos. El 2 nos pide que confiemos en nuestros sentimientos, intuiciones e inspiraciones. Su deseo es armonía emocional y es una vibración gentil y considerada. Sus energías son diplomáticas, cálidas y pacificas. Es la madre que nutre dentro de todos y es el sueño del alma llamando a través del inconsciente. El numero 11 es la vibración mas alta del 2.