© 2019 by RAÚL MIYAR. All rights reserved

Desde el tiempo de los Romanos, el talismán de la ‘mano poderosa’ sigue con popularidad, hoy en día apareciendo en múltiples formas y en culturas diversas. El significado ha sido siempre lo mismo; bendición y protección mágica.

 

La placa de esta medalla está hecha de roble.  En muchas tradiciones el roble es un árbol sagrado al cual se le atribuyen privilegios del Dios Celestial porque atrae relámpagos.  El roble representa fuerza, poder, longevidad y la altura espiritual igual que la material.  Ha sido emblema de la hospitalidad y el equivalente de un templo. Principalmente, en todas las épocas el roble ha sido sinónimo con sabiduría y con fuerza moral, espiritual y física. Entre los griegos, los célticos y muchas otras culturas el roble era representativo del Árbol o el Eje Mundial. El garrote de Hércules era hecho de roble.  En la biblia cristiana, Abrahán recibió la revelación divina en un soto de robles. Con su fortaleza, dignidad, y capacidad de atraer energía, el roble es el eje que canaliza comunicación entre el cielo y la tierra.

 

El diseño de las líneas de plata sobre esta madera está basado en las líneas de las manos de cada cual. Cada uno tiene una medalla que representa las líneas de su propia palma. La quiromancia es el estudio de las líneas de las manos, las cuales son códigos de nuestras vidas que cargan información de nuestras personalidades, fuerzas, debilidades, salud, amor, retos, lecciones, etc. Algunas de las líneas mayores que forman parte del diseño de sus medallas son la línea de la vida, de la cabeza y la del corazón. Sirven como guías que revelan tendencias, no necesariamente hechos. Es importante entender que con el tiempo las líneas de las manos pueden cambiar, son mutables, reflejando el poder transformativo de nuestra voluntad que define nuestros futuros.

 

Por miles de años, la mano ha sido representada como un símbolo significativo para el ser humano. La mano expresa ideas de acción, igual que aquellos de poder y dominio. Tradicionalmente la mano izquierda de dios ha sido asociada con la justicia y la derecha con la misericordia y la compasión. En la china la mano derecha corresponde con la acción y la izquierda con la inacción y la sabiduría.

 

El acto de poner las manos sobre otra persona expresa la transferencia de energía o de poder. Las manos son receptores y transmisores de energía. Energéticamente, la mano izquierda recibe y la derecha entrega. La mano es el símbolo de la acción que sabe diferenciar porque pone en acción las creaciones del cerebro y manifiesta las ideas.

La palabra ‘manifestar’ significa revelar, mostrar, descubrir, ofrecer, informar, exteriorizar, afirmar, comunicar y expresar. Es derivada de MANUS; mano en latín.

 

La mano a veces se compara con el ojo – la mano ve. Se ha asociado la mano con la vista y el conocimiento porque ambos son diseñados para la comunicación. Las manos nos permiten desplegar nuestras palabras por escrito. Una de las señales de un ser racional es que expresa sus pensamientos por escrito y por lo tanto puede hablar por medio de las manos dándole forma permanente a los sonidos y gestos. El artista hace lo mismo con su lenguaje visual.

 

Indiscutiblemente las manos son elementos primordiales del cuerpo humano. Como el instrumento mas básico del tacto, nuestras manos reflejan y expresan nuestros sentimientos y emociones mas profundos. Las líneas divulgan nuestra genética y nuestras inclinaciones. El análisis de la mano afirma el individualismo de cada ser humano. El diseño de las líneas de cada mano es prueba contundente de nuestra individualidad. El diseño de cada cual es único. Nunca ha existido en el mundo y jamás existirá otra vez.

 

Para artistas, el significado de las manos es obvio. Trabajan, piensan y crean con ellas. En muchas tradiciones ‘la mano de Dios’, es el símbolo de Dios en la totalidad de su poder y vitalidad, manifestando el acto creativo supremo. Tal como los Dioses, nuestras manos moldean y le dan vida a nuestras ideas…creando supremamente.

 

El propósito de estas medallas no es para adivinar el futuro, ni para que creer en poderes falsos. Cada cual le infunden sus poderes. Su propósito es para enfatizar la importancia del simbolismo de la mano, junto con el hecho de que pasamos por este mundo con cualidades únicas. Estas cualidades nos marcan como individuos y con ellas, marcamos el mundo. Esta medalla solo es un recordatorio para acordar todas nuestras cualidades, habilidades y potencial como creadores.

Ideas nacen de nuestros atributos únicos y necesarios y estas medallas funcionan para recordar que nuestros pensamientos, cualidades y acciones moldean y manifiestan nuestras vidas.