© 2019 by RAÚL MIYAR. All rights reserved

Este pequeño cascabel está hecho de bronce (brass) forjado. El bronce es un metal que posee un grado alto de resonancia e históricamente ha sido interpretado como una voz, tal como la de un cañón o una campana… ambas siendo poderosas. En la antigüedad el bronce era considerado un metal sagrado que era usado para hacer instrumentos de adoración de todas las religiones desde el Budismo hasta el Cristianismo. Este fuerte metal era el símbolo de la incorruptibilidad e inmortalidad tanto como la justicia inquebrantable.

 

Una cara del amuleto contiene un circulo formado por 12 puntos representando el año de graduación. El circulo representa la unión, comunidad y una potencia o lazo imposible de romper.

 

En la numerología el 12 es un numero auspicio y poderoso con amplios significados en nuestra consciencia humana. Los meses del año, los signos del zodiaco, los discípulos de Cristo, son solo algunos ejemplos de cómo aparece el 12 en nuestra realidad. Vibra al mes de diciembre que simboliza el dejar ir de lo viejo y fijar la vista hacia lo nuevo. El año 2012 carga el simbolismo del final de un mundo y el comienzo de un mundo nuevo, el inicio de un nuevo plan cósmico o un nuevo orden. El 12 es el numero que divide y gobierna el espacio y el tiempo en la operación del cosmos. Es la capacidad creativa y también la expresión de la Madre Divina. Todo lo que tiene que ver con las artes, especialmente la música es una manifestación del numero 12 sobre nuestro plano terrenal. El 12 es el numero de la realización, del cumplimiento y del ciclo completado. Es un numero que representa la libertad, la comunicación y la expresión en todos sus niveles y corresponde con la plenitud.

 

Representando las cualidades simbólicas de la campana, cada cascabel tiene un timbre único y particular formado por la unión entre la piedra de Chavón y los ‘brazos’ del bronce que protegen y abrazan la piedra para que pueda sonar de su propia manera. La campana ha sido considerada como el eco de una vibración primordial, el símbolo de voces celestiales, la música de la realeza y un estándar de la armonía universal. La campana representa la comunicación entre el cielo y la tierra y es símbolo de la sabiduría en vez de la ley. La campana es considerada la voz divina protectora que invoca la celebración y despierta el alma.

 

La piedra que le da la voz particular a cada cascabel fue recogida del camino de gravilla entre las aulas y del ‘patio’ de Bellas Artes sobre los cuales caminan todos los días durante los últimos dos años. Las piedras lógicamente representan no solo la conexión con Chavón, pero también el propio camino y dirección de cada cual. Como arquetipo la piedra representa fuerza, estabilidad y sabiduría. La piedra cruda, que en tradiciones antiguas también significa la libertad, preserva su forma única representando la individualidad de cada cual. Los minerales en general son receptores, cargadores y transmisores de energía. Los pies, igual que las manos, también son transmisores de energía. Estoy convencido que estas piedras guardan la energía de este lugar tan especial y están cargadas por la tenacidad de los pasos de todos los que han recorrido estos caminos.